Vuelve a todos los artículosVuelve a todos los artículos

Cómo seguir las normas culturales apropiadas cuando viajas

AutorAda Kozłowska

Probablemente nunca ocurre intencionadamente, y a menudo nos damos cuenta sólo cuando alguien nos lo aclara.

Romper las normas culturales cuando viajamos.

En ocasiones ocurre por exceso de entusiasmo, falta de conocimiento o simplemente por creer que las diferencias culturales entre el lugar donde vivimos y el sitio a donde viajamos, no son tan significantes. Pero independientemente de la razón a la que se deba, el resultado es siempre el mismo: un impacto negativo en los sitios que visitamos y en la gente que encontramos.

Para todos los que sentimos pasión por viajar, debemos recordar que es importante recibir, pero también devolver, manteniendo el respeto y la consideración por nuestros lugares de destino.

Cómo seguir las normas culturales independientemente de donde estés

Te ha ocurrido alguna vez que, encontrándote disfrutando de un evento en tu ciudad o en tu país, un considerable grupo de turistas arruina un acto por no saber comportarse adecuadamente en esa situación.

Por la misma razón, uno mismo debe proponerse no hacer lo mismo cuando viaja a otro lugar.

En ocasiones es simplemente una reacción natural sin malas intenciones. Por la excitación de visitar un lugar nuevo o un evento típico, nos olvidamos quizás de la gente que vive allí. Cogemos nuestras cámaras y nos echamos a las calles, conteniendo difícilmente nuestro entusiasmo, sin darnos cuenta a veces de que estamos entorpeciendo sus rutinas y costumbres. Siguiendo estos pasos que te mostramos a continuación, te asegurarás que tu viaje únicamente traiga efectos positivos al lugar al que te diriges.

Haz una búsqueda antes de llegar

Planificar un viaje requiere una buena preparación: comprar el billete de avión, hoteles, itinerario, cómo empaquetar tus cosas sin que tu maleta explote o teniendo que pagar comisiones extra por equipaje….

…sólo porque se requiere tanto tiempo en la planificación, no dejes de informarte sobre las normas culturales de tu lugar de destino.

Antes de poner los pies en el avión, haz una búsqueda en internet, pregunta a gente que viaja a menudo, lee libros. Escoge la mejor opción para investigar cómo debes interactuar con los habitantes del lugar a donde te diriges. Alguna cosas en las que debes pensar son:

  • Qué hacer cuando te quieres presentar a alguien
  • Qué se suele hacer antes, durante y después de las comidas
  • Cómo comportarse cuando estás invitado a casa de un habitante de ese lugar
  • Cómo actuar y cómo vestirte si vas a una institución religiosa
  • Cómo actuar y cómo vestirte en lugares con un profundo significado cultural
  • Cómo interactuar con la gente de diferentes edades y géneros

Recuerda que estás visitando el país o ciudad de otra gente, eso quiere decir que tus reglas no son aplicables. Exactamente igual que si estás de visita en casa de otra persona, sigue las costumbres del lugar para no ofender involuntariamente.

Encuentra el camino para minimizar el impacto que puedas crear

A donde quiera que viajamos, dejamos un claro impacto. Dejamos una huella en el entorno local, en la economía y en la cultura. Y cuanto puedas minimizar ese impacto, mejor.

Impacto en el entorno:
Hay algunos impactos que seguramente podemos minimizar. De la misma forma que en casa reciclamos y reutilizamos en lo posible, ¿por qué no hacerlo también en el lugar que vas a visitar?.

En tu estancia en un hotel, opta por dejar cambiar tus sábanas cuando te vayas en lugar de cada día. Intenta caminar o ir en bici en lugar de conducir, o utilizar el transporte público en lugar del taxi.

Cualquier cosa que hagas, piensa en si podrías hacerlo de una forma respetuosa con el medio ambiente.

Impacto económico:
Se piensa que el turismo favorece a la economía local, pero no siempre es así. Piensa en lo que compras, lo que comes, en las visitas turísticas. Si estos sitios pertenecen a grandes cadenas o corporaciones, seguramente las tiendas o restaurantes locales, no verán mucho de ese dinero.

Cuando te sea posible, visita locales artesanos, negocios familiares o fondas y posadas. Al final conseguirás un mejor impacto económico y disfrutarás de una experiencia mucho más auténtica del lugar que estás visitando.

Impacto cultural:
Independientemente de donde estés, no des por hecho que la cultura del lugar que estás visitando se rige por las mismas normas que el sitio donde vives. Tómate tu tiempo en hacer una búsqueda minuciosa y se atento y consciente de lo que haces o dices y de dónde lo haces o dices.

Observa, pregunta, enfréntate a los estereotipos
Una de las maravillas de viajar es que amplía nuestros horizontes. Tómalo y desafía a tus convicciones. Viajar con una mente abierta te permitirá descubrir e interaccionar como nunca imaginaste.

Observa, haz preguntas y desafía a los estereotipos. Dejar atrás cosas que dabas por hechas, te dará una mayor posibilidad de aprender y experimentar.

Viajar puede ser una maravillosa experiencia para todo el que se ve envuelto. Recuerda mantener tu mente abierta y ser consciente y atento, así conseguirás siempre un impacto positivo en los lugares que visites y en la gente que vayas encontrando en tu camino. Esta experiencia acabará enriqueciéndote como persona!

Recibe una compensación si tu vuelo se retrasó, canceló o te denegaron el embarque en los últimos cinco años.

Comprobar mi vuelo

Sólo te llevará 3 minutos