Vuelve a todos los artículos Vuelve a todos los artículos

Así evitan Iberia o easyJet los retrasos en el aeropuerto

AutorThe AirHelper

PUNTUALIDAD Relojes con cuenta atrás en la pista y uniformes futuristas para ahorrar tiempo.

Cada minuto de retraso que acumula un avión en la puerta de embarque le cuesta a la aerolínea 30 dólares (28 euros), según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illinois. Calcule los retrasos que puede acumular una compañía durante un mes y multiplique.

La puntualidad es uno de los retos clave de las aerolíneas, pero ¿cómo lo consiguen? Iberia, en colaboración con las autoridades aeroportuarias, ha instalado en la T4 de Madrid relojes de cuenta atrás en la parte superior de las pasarelas de embarque y en los muelles de equipaje para que los empleados sepan cuánto falta para la hora programada de salida. Los minutos que se pierden en los ascensores son vitales, por eso los de esta terminal están programados para que el tiempo de cierre de puertas se adapte al flujo de pasajeros.

Los drones empiezan a ser recurrentes en los planes de futuro de muchas compañías. easyJet espera que en 2016 drones automatizados se encarguen de las inspecciones técnicas de las aeronaves en sus bases de toda Europa para ahorrar tiempo. Con motivo de su 20 aniversario, la aerolínea anunció este martes que probará uniformes para su tripulación y sus ingenieros que incorporan tecnología wearable. Según easyJet, estos uniformes demostrarían “cómo la aplicación de tecnología de vanguardia podría desempeñar un papel importante a la hora de facilitar determinadas tareas” y ahorrar tiempo.

Para Air France-KLM, la clave de la puntualidad radica en los 10 últimos minutos: “En muchos casos, el que falte un pasajero en la puerta, debido a un despiste o compras de último minuto, puede ocasionar un retraso para el resto del pasaje, de ahí la gran utilidad de mantener a los clientes informados como es el caso de las nuevas aplicaciones, o por smartwatch o Apple Watch”, explican. A través de estos dispositivos, los pasajeros reciben un aviso de que es la hora para facturar o escanear la tarjeta de embarque en su propio reloj.

En esta línea también trabaja Turkish Airlines, que pretende aplicar un servicio en el nuevo aeropuerto de Estambul (previsto para 2017) y que ya se está probando en el aeropuerto internacional de Ataturk. Se trata de un sistema de notificaciones que, mediante conexión por Bluetooth, informa a los pasajeros en sus teléfonos de cualquier cambio en las puertas de embarque, horarios de los vuelos e información útil.

Eterno debate: el embarque

Pasajeros en procesión por los pasillos del avión, maletas que obstaculizan el paso, tripulación que pide celeridad… El proceso de embarcar es una de las principales causas de retraso en un avión y, según parece, de las más difíciles de subsanar. En parte, porque no existe un criterio claro sobre qué modelo seguir. La mayoría de las aerolíneas embarcan primero a las familias y a sus pasajeros priority y después desde las filas posteriores a las anteriores.

No es el único modelo. Algunas compañías han probado un orden aleatorio. American Airlines anunció que embarcarían antes los viajeros sin equipaje de mano, y en otras, acceden primero los pasajeros sentados junto a la ventanilla, después los de los puestos centrales y por último los de los pasillos. Hay otro método por el que se embarca según el orden de facturación. Quizá el más mediático haya sido el modelo Steffen, que consiste en acceder de un modo aleatorio y coreografiado en filas y asientos alternos desde atrás hacia delante.

En definitiva, hay varios modelos en el tablero. ¿El ganador? El que consiga ahorrar el mayor tiempo en esta ardua tarea. El contador de tiempo, y el del dinero, no para nunca.

Recibe una compensación si tu vuelo se retrasó, canceló o te denegaron el embarque en los últimos cinco años.

Comprueba tu vuelo

Sólo te llevará 3 minutos