Vuelve a todos los artículosVuelve a todos los artículos

Los secretos que se esconden detrás del precio de tu pasaje aéreo

AutorAda Kozłowska

Al contrario de lo que se suele pensar, la tarifa que pagas cuando vuelas tiene poco que ver con la distancia del vuelo. Vuelos largos a menudo cuestan menos que vuelos cortos y vuelos de la misma distancia y tiempo pueden tener precios radicalmente diferentes.

Las tarifas de las aerolíneas son complejas y muchas veces confunden y molestan al pasajero. Los precios, que cambian a cada minuto, las difíciles normas y restricciones que siempre parecen poco razonables y la enorme diferencia de precios entre los diferentes días de la semana, dejan al pasajero en un mar de preguntas.

Los días en que el gobierno regulaba las tarifas basándose en la distancia del vuelo ya no existen! Solía ser así que, a más distancia de vuelo, se necesita más fuel y el personal de cabina trabaja más horas, así que el precio era más alto.

A día de hoy, un buen número de factores influyen en el precio, incluyendo la distancia del vuelo, la distancia del viaje completo, el servicio de aeropuertos, cuánto tiempo antes haces la reserva, qué día de la semana, en qué época del año, si es período vacacional y qué normas y restricciones son aplicables.

Las aerolíneas quieren sacar el máximo provecho, por ello emplean una estrategia de alta tecnología llamada gestión del rendimiento, cuyo objetivo es cargar intencionadamente diferentes precios a diferentes pasajeros con el fin de conseguir el máximo de ingresos por cada vuelo.

Las aerolíneas establecen y cambian precios basándose en quién ellos creen que volarán y cuándo. El Wall Street Journal en una ocasión publicó que un vuelo de Washington DC a Hartford-Connecticut, debería tener un precio más alto que un vuelo de Washington DC a Barcelona, simplemente porque las aerolíneas preveen que la ruta de DC a Hartford atrae a más pasajeros en viaje de negocios.

También nos encontramos en un caso similar con los billetes de última hora. A medida que se acerca la fecha de vuelo, las aerolíneas no ofrecen precios más bajos para tratar de llenar el avión, en realidad es todo lo contrario! Incluso suben los precios, esperando que los compradores de última hora sean desesperados viajeros de negocios que no tengan elección y deban reservar el vuelo de todas formas.

Además de eso, vender un 20% de las plazas disponibles a un precio más elevado es mucho más rentable que vender la mitad de ellas a un precio más bajo. Las aerolíneas no tienen sólo una tarifa, sino muchas de ellas para cada asiento y usan técnicas sofisticadas para optimizar el número de pasajeros pagando el precio más elevado de estas tarifas. Por ejemplo, el mismo asiento en un vuelo puede figurar a un precio de entre 100 € y 1.000 € aproximadamente. Probablemente estás pensando que escogerías sin duda el más barato de los dos precios, pero no es tan fácil.

Las aerolíneas añadirán restricciones a los precios más bajos, como limitar la cantidad de personas que pueden aprovechar esa tarifa. Por ejemplo, la tarifa de 100 € requiere que reserves el vuelo 21 días antes y vueles un jueves, viernes o sábado, que son los días menos deseados para viajar. Otras tarifas están excluidas en período vacacional y en horas puntas. Así que, generalmente, cuando más baja es la tarifa, más restricciones habrá.

Debes saber también, que por una tarifa ofrecida por cierto vuelo, las aerolíneas limitarán el número de plazas disponibles, haciendo dicha tarifa lo más inconveniente posible o imposible de escoger teniendo en cuenta las necesidades específicas de tu viaje.

Si todo esto suena demasiado complicado, tienes toda la razón y en la práctica lo es aún más. Las aerolíneas disponen de programas informáticos que supervisan vuelos constantemente, analizan modelos de reservas, y cambian el número de asientos disponibles en tiempo real para cada tarifa. Esta es la explicación de por qué es tan común el cambio de tarifas de un vuelo en particular diariamente y a veces incluso en cuestión de horas.

Entonces, ¿cuándo es el mejor momento para reservar con la mejor tarifa? Como hemos mencionado anteriormente, los jueves, viernes o sábados son los días baratos de la semana para volar, ya que son los días menos deseados para viajeros de negocios y no están muy ocupados para las aerolíneas. Además, si no te supone un inconveniente viajar con un horario de salida/llegada no tan cómodo, puedes tener una oportunidad de pagar menos, ya que la mayoría de los pasajeros eligen viajar a partir de las 9, en lugar de a las 5 de la mañana y volver antes de las 8, en lugar de a las 11 de la noche. Comprensiblemente, estos aspectos básicos pueden incrementar tus posibilidades de pagar menos por tus viajes en el futuro. Creemos que debes conocer todas las opciones y derechos cuando se trata de volar. Incluído tus derechos a la hora de encontrarte con una denegación de embarque, pérdida de equipaje o a la hora de buscar la mejor tarifa posible.

Recibe una compensación si tu vuelo se retrasó, canceló o te denegaron el embarque en los últimos cinco años.

Comprobar mi vuelo

Sólo te llevará 3 minutos