Vuelve a todos los artículosVuelve a todos los artículos

Cuando una cancelación de vuelo se convirtió en una indemnización de 600 €

AutorAda Kozłowska

Esta es la historia de un viajero que logró cambiar el desastroso final de sus vacaciones navideñas con su familia, por una compensación de 600 € bien merecida.

¿Podrías explicarnos tu experiencia?

Tenía un vuelo con Delta (operado por Air France) con salida prevista de Bilbao a París y de París a Boston, donde actualmente trabajo. Mi familia y yo nos presentamos en los mostradores de facturación, pasamos el control de seguridad y nos presentamos en la puerta de embarque, así como se nos había indicado.
El avión que debíamos tomar, llegó de París, los pasajeros desembarcaron y el personal de tierra nos indicó que debíamos esperar para el embarque. Y esperamos. Seguimos esperando, hasta que se nos informó de que ese mismo avión tenía un problema y que el vuelo sería cancelado. Se nos indicó que cogiésemos cada uno nuestro equipaje, el cual ya habíamos registrado, y que fuésemos al mostrador de la aerolínea.

¿Qué hizo la aerolínea por vosotros durante ese tiempo?

Cuando fuimos al mostrador de la aerolínea, había un caos terrible. Todos los pasajeros esperamos haciendo cola y cada uno tenía un problema diferente, así que decidieron atender primero a los pasajeros que necesitaban ayuda con más urgencia. A nosotros nos ofrecieron un cambio de ruta empezando con volar de Bilbao a Madrid, después a Amsterdam y finalmente a Boston. No acepté, puesto que mi vuelo original era de una sola escala y este supondría dos escalas. Esperaba recibir al menos una solución igual a la que en su día reservé.

Al final, el único camino posible que me ofrecieron fue volar con Lufthansa hasta Munich el día siguiente y desde allí, volar a Boston. Y como resultado: perder un día de trabajo.

No siendo ese suficiente inconveniente, el nuevo vuelo ofrecido no era de la misma categoría que yo elegí con espacio extra en mi asiento. Todo esto supuso para mi perder mi vuelo original, perder un día de trabajo y tener un asiento en un clase inferior a la clase que yo había pagado.

¿Cómo supiste de AirHelp?

Hice una reclamación a Delta y no me respondieron, así que empecé a buscar en Google información sobre reclamaciones y así encontré a AirHelp.

¿Cómo fue su experiencia con AirHelp?

Fue una experiencia bastante agradable. Se dice que en ocasiones el camino fácil no es mejor, por eso visité la página de AirHelp para asegurarme de que era un empresa seria y me convenció enseguida. Rellené el formulario y el proceso fue muy fácil. Tuve que responder a algunas preguntas para averiguar si mi vuelo era elegible para recibir indemnización y dar mi permiso para que pudiesen reclamar en mi nombre. Creo que todo el proceso al final sólo me llevó 10 minutos. ¡Tan fácil que Incluso mi madre pudo rellenar su reclamación!

¿A qué importe de compensación tenías derecho, y cuando tiempo pasó hasta tener tu dinero?

Teníamos derecho a 600 € por pasajero. De ese importe se reducía un porcentaje para AirHelp, más que merecido.
El proceso entero duró seis meses: Desde mi primer contacto con AirHelp hasta disponer de mi dinero en mi cuenta. Se que no es rápido pero imagino que negociar con las aerolíneas nunca es un camino fácil y menos aún, rápido. Al no recibir ninguna ayuda de mi aerolínea, tener el apoyo y la ayuda de alguien que hiciese todo el trabajo por mi, bien mereció esperar esos seis meses.

¿Qué impacto ha tenido esta experiencia en tus viajes desde entonces?

Ahora se que hay alguien a quien puedo pedir ayuda, que conoce el proceso y que puede acceder a departamentos y personas de las aerolíneas a los que yo no podría acceder.

¿Qué aconsejarías a pasajeros que hayan experimentado situaciones similares?

Yo soy una persona totalmente consciente de que pueden ocurrir imprevistos, pero también ahora conozco mis derechos y no pienso renunciar a ellos. Ya que podemos contar con ayuda de una empresa especializada en negociar directamente con las aerolíneas, ¿por qué no luchar por nuestros derechos? Si se encuentran en situaciones similares, no acomodarse y pensar en su mala suerte. ¡Hacer que nuestros derechos se cumplan!

Estamos orgullosos de haber podido cambiar la frustración de María por una compensación muy bienvenida. Y no sólo eso, también nos complace que a partir de ahora ella conoce sus derechos y va a luchar por que se vean cumplidos. Son los pasajeros los que pueden conseguir que las aerolíneas se hagan responsables de sus errores y así cada vez más, conseguir que la industria del transporte sea más ágil y transparente.

Image Credit: Andrei Dimofte

Recibe una compensación si tu vuelo se retrasó, canceló o te denegaron el embarque en los últimos tres años.

Comprobar mi vuelo

Sólo te llevará 3 minutos